Un sueño que transforma…camino a la inclusión y equidad de oportunidades para las mujeres ciclistas

Carolina Dueñas Gómez, nació el 28 de abril de 1992; es profesional en Entrenamiento Deportivo; actualmente es entrenadora deportiva, asesora de la liga de ciclismo de Bogotá y manager del equipo Evolución Fem Área Andina Bogotá. Carolina hace parte de una familia de ciclistas forjada por Laudice Gómez y Martín Dueñas, sin embargo, su carrera deportiva no inició con el deporte de las bielas; la aventura deportiva comenzó en el patinaje, junto a su hermano Diego, después de que en una Navidad la empresa de su padre les regalará unos patines.

“En ese entonces no había nacido Tatiana (su hermana menor y también ciclista profesional). Nosotros íbamos a un parque a jugar y vimos un estadio —pensábamos que era un estadio—, entramos y vimos que era una pista de patinaje y ahí empezó el rollo del deporte en la familia Dueñas Gómez”, dice Carolina.

Como ya lo mencionamos, el patinaje de carreras fue el comienzo en el deporte para la familia, más específicamente para los tres hermanos, incluida Tatiana. Gracias a este deporte, se conectaron con lo que Carolina llama “el mejor deporte”, “el ciclismo”, deporte que para ella, hoy en día brinda más libertad y felicidad a las personas en el mundo.

Carolina cuenta, “con Diego tuve más vivencias y experiencias en el deporte en mi época de ciclista profesional; mientras que con Tatiana, con quien se lleva seis años, he compartido más la pasión y aventuras con el caballito de acero, ahora que está fuera de las competencias”. No obstante, recuerda la experiencia que tuvo en la pista al final de su carrera de ciclista; donde se enfrentó a su hermana en una competencia, después de que ambas clasificaron para disputar una misma carrera. Vivencia a la que se sumó la necesidad de una nueva bicicleta para Tatiana, quien se quedó sin su bici después de tener un impase. Dicha carencia, hizo reflexionar a Carolina sobre el hecho de que mientras Tatiana con fuerza y talento, ascendía en el ciclismo; ella experimentaba desilusiones por el poco apoyo que en ese entonces se le brindaba a las mujeres ciclistas; lo que finalmente la llevó a tomar la decisión de abandonar el ciclismo competitivo, cediéndole a su hermana su “caballito de acero” para que continuara construyendo su sueño sobre dos ruedas; una aventura en la que la apoya a tiempo completo.

Esa decisión fue el inicio de un tiempo de distanciamiento con la bici, por así decirlo. En este tiempo “fuera”, Carolina trabajó en el área de contaduría y luego durante cuatro años con el IDRD, donde hizo parte del proceso de formación e iniciación de ciclistas con la Alcaldía de Bogotá; al tiempo se formó en Entrenamiento Deportivo, estudió inicialmente una tecnología, que finalizó en el 2016; carrera a la que dió continuidad para sacar su título Profesional en Entrenamiento Deportivo, que culminó en  2018. Ambas carreras las realizó en la Universidad del Área Andina de Bogotá, uno de los grandes patrocinadores del equipo de ciclismo que actualmente está a su cargo, Evolución Fem Área Andina Bogotá.

Con respecto al proyecto Evolution Fem Área Andina Bogotá, creado por Carolina; ella nos cuenta que es la materialización de una idea que venía forjando hace mucho tiempo en su cabeza; un sueño que nace inspirado en su hermana Tatiana, y con el que espera compensar el sentimiento de tristeza que le generó abandonar el ciclismo por falta de oportunidades, aún cuando su rendimiento, condición física y nivel deportivo daban para más pedaleo; sentimiento que espera evitar sientan otras mujeres deportistas. El panorama de pocas oportunidades sigue latente para muchas ciclistas colombianas; un contexto que viven fuertemente las ciclistas oriundas de Bogotá, que en muchas ocasiones han tenido que trasladarse a otras regiones para alcanzar su sueño sobre ruedas; población en la que se enfoca su proyecto deportivo.

Carolina describe el sello personal del Evolution Fem Área Andina de la siguiente manera:

“Yo propuse formar un equipo que más allá de buscar resultados, lo que busca es formar personas (…) El equipo nació fundamentalmente con un objetivo y es el de primero generar equidad e igualdad en el ciclismo de Bogotá, donde todas las ciclistas de Bogotá puedan tener acceso.” 

Adicionalmente, el proyecto también se enfoca en “motivar a las ciclistas de las categorías juveniles a continuar con su carrera deportiva, sabiendo que hay un equipo bogotano formado donde pueden ir a tocar las puertas”, nos cuenta Carolina.

Otra particularidad de este equipo de ciclismo de ruta femenino en relación a otros equipos de nuestro país, y que sin lugar a duda es de resaltar; es la carta de presentación del equipo por parte de Carolina ante los posibles patrocinadores, a quienes enfatiza que su contribución va dirigida a las ciclistas no solo por sus resultados, sino que el fundamento de su apoyo radica en las historias de vida encarnadas en cada ciclista, historias que pueden representar los valores de la empresa patrocinadora. Por otro lado, como si lo anterior no fuera suficiente, el equipo fomenta en las pedalistas el desarrollo de otras habilidades distintas al ciclismo; es un espacio de formación integral, donde la preparación no se enfoca solamente en entrenar a sus deportistas para dar resultados en las competencias, sino que las prepara para la vida.

Carolina, es una mujer que rompe fronteras ejerciendo la función de manager del equipo, lo cual ella ve como una ventaja porque le permite saber de primera mano “lo que las damas quieren,” y que ella resume en tres palabras: “igualdad de oportunidades”.

 “Yo quiero que las mujeres tengan un spa, como lo tienen los hombres; que lleguen de una etapa y no tengan que sentarse en el piso, sino que tengan sillas para sentarse, que tengan qué comer y no sean ellas las que tengan que ir a comprar. La meta es generar esa equidad”, expresa Carolina.

Hablando de la inclusión de Paula Ossa Veloza, ciclista paralímpica, dentro de la nómina del equipo, Carolina comenta:

“Algo que también deseo lograr, es hacerle ver a todos los entes acá en Colombia que a una mujer, una discapacidad no la limita a hacer absolutamente nada. Nosotras alcanzamos a ir a un Gran Fondo (antes de la cuarentena), al que también fue Paula y yo dije ‘¡Dios mío, esta mujer está andando impresionantemente bien, a la par!’. En un momento, el año pasado quise que Carolina Munevar también hiciera parte del proyecto, pero según normatividad de la UCI, ella no puede hacer parte de un equipo convencional”

Aunque es bastante común en el mundo deportivo, escuchar el comentario de que trabajar con las mujeres “es una pereza”, Carolina destaca que tiene un gran reto “enseñarles a los entrenadores hombres a nivel deportivo, que hay formas de hablar, formas de entendernos, y que sí se puede. Cuando una mujer está al frente sabe las necesidades que tiene otra mujer”.

En cuanto a la experiencia del equipo debutando en la Vuelta a Colombia Femenina del 2019, en la que su capo Camila Valbuena subió al podio como Subcampeona, y en la que se llevaron el liderato por equipos enfrentado a escuadras muy fuertes y de gran trayectoria; Carolina expresó que ella buscó mostrar un equipo de ciclismo femenino de Bogotá, unido, trabajando cien por ciento en pro de un objetivo y en el que todas las personas se sientan lo más cómodas posible. Por eso, durante dicha competencia la dotación fue para todos, para los del staff y para las ciclistas:

“En la medida en que tu tengas cómodo a un mecánico, a un nutricionista, a un masajista, a un auxiliar; en esa misma medida todos van a responder también mejor en el trabajo. Era la primera vez que un equipo de Bogotá iba con una nómina buena a disputar una Vuelta. Sabíamos que la opción de que el equipo disputará la general era viable, lo que nos llegó por sorpresa fue ver que ciclistas que nunca habían hecho parte de una Selección Bogotá, hicieran top 20, top 15 y top 10 en la clasificación general. No hay nada como que las deportistas se sientan respaldadas por un equipo completo”, resalta Carolina.

En cuanto a la experiencia del equipo durante la cuarentena, Carolina nos contó que tanto ella, como el entrenador, se reunieron con las ciclistas antes de la declaratoria de distanciamiento a decirles que se debían preparar porque la situación iba para largo, y  a estrategizar con ellas como mantenerse en contacto y activas como equipo durante el aislamiento. Dicha estrategia ha permitido que además de realizar los esquemas de entrenamiento en casa, realicen reuniones virtuales donde cada una ha contado su historia de vida y compartido sus habilidades extra deportivas, un ejercicio que les permite conocerse mejor y fortalecer sus dinámicas como grupo. A lo anterior, se ha sumado la creación de videos motivando a otros ciclistas a seguir los protocolos de aislamiento y a quedarse en casa.

Para finalizar Carolina nos habló del amor de su vida, su perro Thor; un ángel que la ha apoyado en el fortalecimiento de su relación de pareja, en mantener su propia motivación como guía del equipo durante la cuarentena, y que se ha encargado de ampliar su sensibilidad hacia otros seres vivientes que habitan este planeta.

¡Enhorabuena Carolina! ¡Muchas gracias por haber estado con nosotras y por crear esta iniciativa que que rompe esquemas y abre caminos al desarrollo del deporte femenino de las bielas!, fueron las palabras de agradecimiento para dar cierre a esta maravillosa entrevista.

Fragmentos de la entrevista a Carolina Dueñas Gómez, realizada en la emisión del 19 de mayo de 2020.

Redacción: Adriana Cabrera Velásquez

Edición: Nili Johana Betancur Posada

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s