¡Qué llueva! ¡Que llueva!

Cascadas de Sotaquirá, Boyacá
(foto de Miller Acosta)

“Abril aguas mil y mayo no te quites el sayo. Esta es una gran cosa para la actividad agrícola, pues quiere decir que habrá agua para las hortalizas, no se encarecerá (más) el mercado, y nuestro Lago Sochagota que sufre por la alta contaminación estará un poco más oxigenado.

Para nosotres les ciclistas, sin embargo, la noticia de las lluvias quiere decir que debemos tener mucho más cuidado, no solo al pedalear, sino también en el mantenimiento de la cicla y nuestro equipo. Por eso es bueno recordar los consejos para lavar correctamente tus prendas de ciclismo, lavar y engrasar tu bici con más frecuencia utilizando lubricantes específicos para la lluvia, pero también tener en cuenta que montar bajo la lluvia exige precauciones y habilidades particulares. Aquí te comparto las que he aprendido en mi experiencia:

1. No olvides tu chubasquera. Existen varios tipos de chaquetas para ciclismo, incluyendo unas sofisticadísimas que aguantan las temperaturas bajo cero del invierno. Como por estas tierras no hay de eso,  y la idea es llegar a un puerto seguro donde uno pueda secarse y cambiarse, yo recomiendo las chaquetas cortavientos impermeables, también llamadas chubasqueras. Son más livianas y se pueden guardar entre el bolsillo de la casaca si ya calentó o si paró de llover, y generalmente no son 100% impermeables, pero tampoco se convierten en un caucho intranspirable que te deshidrate antes de lo pensado.

2. No te quites las gafas. Acá seguramente tendré alguna resistencia de parte de algunes de mis colegas ciclistas que tienden a deshacerse de sus gafas cuando llueve para impedir que se empañen o se llenen de agua. En mi experiencia las gafas son aún más importantes cuando está lloviendo, sobre todo si vas en una bajada donde el agua sucia del suelo puede salpicarte directamente en los ojos y causarte lesiones o alguna infección. Si no hay platica para comprarse unas gafas que no se empañen (como es mi caso,) basta con limpiarlas de antemano con líquido anti-empañante y utilizar cachucha o casco con visera, que impida que el agua caiga directamente sobre tu cara.

3. ¡Pilas con el pavimento! El pavimento mojado se convierte en un jabón por el que podrías esquiar más que pedalear, así que cuando está lloviendo o si pasas por donde ha acabado de llover, es recomendable dejar el afán, bajarle a la velocidad, NUNCA frenar en seco, SIEMPRE frenar con ambas llantas, y evitar rodar sobre las lineas de demarcación de la carretera, que se vuelven aún más resbalosas con el agua que el mismo pavimento.

4. No trates de esquivar los charcos. Generalmente las áreas alrededor de un charco son más resbalosas que el fondo del mismo.

5. No te olvides de tus luces. Con la lluvia no sólo la visibilidad disminuye, sino que el ambiente se torna más oscuro, así que es muy importante llevar y usar las luces (blanca o amarilla adelante y roja atrás.) Recuerda que las luces son más para que te vean, que para poder ver (aunque ahora con la moda de las ciclo-rutas nocturnas existen unas luces en el mercado que iluminan lo que tú quieras.) Yo por regla general nunca le quito las luces a mi cicla. Uno nunca sabe cuando se hace de noche, se oscurece el ambiente, o empieza a llover.

6. Disfruta la lluvia. No hay nada más revitalizante que sentir las gotas de agua en tu cuerpo. Además, como hace frío, la lluvia generalmente te hace pedalear mejor y con más energía, y la satisfacción de llegar a casa a cambiarse y tomar algo caliente no tiene precio. La única vez que me he arrepentido de pedalear en la lluvia fue cuando efectivamente me arrepentí y regresé a casa apenas comenzó a llover. Prefiero llegar mojada y sentirme en la gloria, que regresar intacta y sentirme aburrida mientras veo llover desde mi ventana.

Si necesitas razones para salir a montar bajo la lluvia aquí te dejo este interesante artículo que seguro te motivará a que estos días de lluvia se conviertan en un gozo para disfrutar tu bici.

NOTA: Si la lluvia viene acompañada de tormenta electrica NO SALGAS A MONTAR. Y si la tormenta te agarra cuando ya estas afuera bajate de la bici y busca refugio, pero no se te vaya a ocurrir hacerte debajo de un árbol. Literalmente puede partirte un rayo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s